En el mundo de la fotografía, como ocurre siempre en la tecnología, no podemos seleccionar el mejor producto de una categoría únicamente por contar con las últimas novedades técnicas. La mayoría de los usuarios no solo no sacaría partido a una Canon 1D X Mark II de más de 7.000 euros (incluso la Canon EOS R5, que podría valer 6.000 euros), sino que además descubrirían que se una cámara incómoda de llevar y que dejarían casi siempre en casa.

¿Podríais creerme si os digo que la cámara definitiva no es la mejor de ninguna marca? Para mí, existe una cámara definitiva, un objetivo definitivo y un kit definitivo. Y acaba de lanzarlo Olympus con la fulgurante Olympus OM-D E-M5 Mark III.

Olympus OM-D E-M5 Mark III, la cámara que desafía a los profesionales

La Olympus OM-D E-M5 Mark III no solo es una cámara que desafíe a las cámaras profesionales de Nikon, Canon o Sony, sino también a las propias de Olympus. La marca cuenta con la Olympus OM-D E-M1 Mark III y la OM-D E-M1X. ¿Son mejores? En teoría sí. Pero también más grandes y más pesadas.

La Olympus OM-D E-M5 Mark III es la combinación de características perfecta. Puedes utilizarla para fotografía de estudio, o puedes utilizarla para grabar vídeo de gran calidad. Pero también la puedes sacar a la calle como una cámara ágil y ligera muy versátil, gracias a su peso, a su pantalla abatible y a su diseño elegante. E incluso la puedes llevar a eventos deportivos con alguno de los objetivos de gran focal y conseguir fotos sorprendentes gracias al sistema de enfoque y al sistema de estabilización (uno de los mejores del mercado).

En mi opinión, es la única cámara del mercado que podría utilizar siempre, sea cual sea la situación. De viaje, en casa o en el estudio, para fotografía o para vídeo, para tomas profesionales o para tomas casuales. Y además, su precio es económico en comparación con cámaras de su nivel.

El objetivo definitivo se ha lanzado este año

El objetivo definitivo se ha lanzado este año, siendo el Olympus ED 12-45mm f/4 PRO. Es un objetivo de apertura constante, por lo que podemos alcanzar una apertura f/4 en una focal equivalente a los 90mm (ideal para conseguir unos retratos realmente elegantes). La configuración de elementos ópticos está basada en la de otros objetivos legendarios de Olympus reconocidos por su gran nitidez.

Y recordemos que la focal equivalente a un sensor Full Frame es un 24-90mm (el rango estándar de cualquier zoom, con un añadido extra para llegar a los 90mm que hará que podamos prescindir de objetivos más pesados cuando queramos simplemente algo más de focal).

Los dos kits que han lanzado y que no sabría cuál comprar

Suponiendo que no tuviera ninguna cámara Olympus y tuviera que elegir un kit con el que comprar la cámara, no tendría claro cuál de los dos nuevos kits que han lanzado es el mejor. Uno de ellos incluye la Olympus OM-D E-M5 Mark III y el Olympus ED 12-45mm f/4 PRO por 1.600 euros. Con esos dos elementos podría olvidarme por completo de comprar cualquier otra cámara u objetivo durante bastantes años.

El problema es que me gusta mucho el vídeo, y han lanzado un kit que cuenta con el objetivo ED 12mm f/2 PRO (un fijo de gran calidad), junto al micrófono y sistema de grabación Hi-res LS-P4, también de Olympus, un rig en el que llevar todos los elementos de forma cómoda para grabar así como cables y accesorios para el micrófono. Su precio es de 2.000 euros. Y aquí lo tienes todo para grabar vídeo. Y no nos olvidamos del sistema de estabilización de la cámara y de la pantalla abatible.

Olympus OM-D E-M5 Mark III Micro Four Thirds System Camera Kit, sensor de 20 Mpx,...
  • Máxima movilidad y excelente transportabilidad gracias a su bajo peso y diseño ultracompacto. Hasta un 55 % más pequeña que otras cámaras comparables
  • El rápido autoenfoque de fase con 121 sensores en cruz trabaja con absoluta precisión incluso cuando la apertura está muy abierta y captura de forma fiable los colores y contornos para separar al sujeto perfectamente del fondo.

Solo la Panasonic GH5 con un objetivo ya vale más que todo este kit de Olympus. Y eso por no hablar de la construcción sellada tanto del cuerpo de la Olympus como del objetivo, de nivel profesional. En mi opinión, difícilmente existe un kit más completo, que además nos dé la opción de ser una gran opción para viajar.

La única pega que se le podría poner a la Olympus frente a otras cámaras como Nikon, Sony o Canon es que el sensor es Micro Cuatro Tercios. Eso hace que la estabilización sea de un nivel superior, y que tenga modos de alta resolución gracias al Pixel Shift, pero sufre más con poca luz. Aunque ningún videógrafo de verdad se plantea intentar grabar tomas de calidad con luz deficiente.