¿Por qué se produce el efecto de ojos rojos, y cómo lo evita la cámara?

El efecto de ojos rojos todos los habremos visto, o sufrido en alguna ocasión, en la que la fotografía final ha parecido ser más propia de seres extraterrestres que de humanos. Sin embargo, ¿por qué se produce en realidad el efecto de ojos rojos? Y más interesante para nosotros, ¿cómo consiguen evitarlo las cámaras de nueva generación?

Efecto de ojos rojos

Buscando una explicación sencilla, podríamos decir que el efecto de ojos rojos no tiene que ver nada más que con el funcionamiento normal de nuestros ojos. No es peligroso, ni es algo que genera la cámara en sí misma, sino que tiene que ver con el interior de nuestros ojos. Y esto es algo que cualquier fotógrafo debería comprender a la perfección. El sensor de nuestra cámara, en realidad, lo que capta es luz reflejada en los diferentes elementos que tenemos en nuestra captura. Los colores de cada elemento depende de la longitud de onda que refleja cada uno de esos elementos. Así, queda claro que si la cámara está captando un color rojo en nuestros ojos, es porque nuestros ojos están reflejando ese color, ¿no?

Pero, ¿por qué? Por algo simple. Nuestros ojos están llenos de vasos sanguíneos. Los fotosensores de nuestros ojos captan parte de la luz que entra, y dejan que otra parte de la luz sea reflejada. Dependiendo de las diferentes condiciones de luz, de la raza, del color de nuestros ojos, etc, las cantidades de luz que la retina capta y refleja pueden variar. En condiciones normales, nosotros veremos una pupila de color negro, porque al fin y al cabo nuestro ojo es una cavidad oscura, y es como mirar a través de una caja por un orificio, por mucha luz que entre en un momento determinado, si esta luz no es reflejada en gran parte, no veremos nada desde el exterior.

Ojos Rojos

No obstante, el efecto de ojos rojos se produce en situaciones muy concretas, por lo general, en condiciones de baja luminosidad. Cuando a nuestro alrededor todo está oscuro,  el iris se reduce para que la pupila, que al fin y al cabo es el orificio por el que entra la luz, sea más grande, y así pueda entrar más luz a nuestro ojo, pudiendo ver mejor en la oscuridad. Es en este momento, al utilizar el flash, cuando se produce el efecto de ojos rojos. La luz atraviesa la pupila de nuestro ojo, completamente dilatada, ilumina nuestros ojos, llenos de vasos sanguíneos de color, obviamente, rojo, y sale reflejada de nuevo a través de la pupila, antes incluso de que a nuestro iris le haya dado tiempo a cerrarse de nuevo para evitar el fogonazo del flash. Si el iris se hubiera cerrado, al menos no habría dejado salir la luz reflejada, y este efecto se habría reducido considerablemente.

¿Cómo evitan las cámaras este efecto?

Muchas cámaras hoy en día tienen formas de evitar el efecto de ojos rojos. Ya hemos dicho que el problema proviene de que el iris ha dejado que la pupila se dilate para que entre más luz en situaciones de poca luminosidad, y los músculos del iris no han podido contraerse a tiempo para evitar que entre tanta luz, e incluso para evitar que esta sea reflejada. ¿Qué hacen las cámaras? Incorporan un sistema de fogonazos del flash previos al disparo de la fotografía, de forma que nuestro iris reaccione a la luz, pueda contraer los músculos, y cerrar la pupila, antes de que nosotros hagamos la fotografía.

Dependiendo de la persona, de la edad que tenga, e incluso del color de sus ojos, el iris podría reaccionar más rápida o más lentamente, por lo que este truco no tiene por qué ser definitivo. Un retoque con alguna aplicación podría ser necesario para hacer desaparecer el efecto de ojos rojos. No es algo complicado, pues al fin y al cabo se trata de sustituir el color rojo de una zona, por el color habitual negro de nuestra pupila, algo realmente simple para los programas de edición gráfica que utilizamos. De ahí que sea una función integrada en los programas más básicos desde hace tantos años. En cualquier caso, si sabéis algo de inglés, echadle un vistazo al vídeo que acompaña a este post, que en dos minutos, y gráficamente, es capaz de daros una explicación completa de por qué se produce este efecto, y de algunos detalles bastante curiosos relacionados con el mismo.